Háblame Padre!

Mi Padre, cuando ansío desde lo más profundo de mis entrañas hables conmigo...
Háblame en el silencio, en el silencio háblame Padre!! Quiero escucharte tí como la amada desea escuchar a su amado en su regreso del día. Con ternura, amor y esperanza; pero más a tí que iluminas mi vida, que me has rescatado, que velas por mi futuro.

Háblame Padre!, con la magestad y el esplendor de tu gloria a través de un río, un ocaso o las olas del mar. Háblame Padre! en la arena del mar, en los pájaros que diseñan el cielo o con el verdor de tus arboles.
Háblame Padre en la soledad de mi alcoba o a través de una canción...pero háblame Padre! .
Me deleito en saber ¿qué piensas?, te agrada lo que hago?, quiero saber si mis acciones te son agradables?

Háblame Padre! en el silencio del silencio y permíteme contemplarte escuchándote ahí ...donde es perfecta tu voz. En el silencio que trae tu paz...
Yaveh, eres Santo, perfecto, eterno, eres....... eres todo y todo lo abarcas!
Háblame Padre, háblame mi Dios!!

Comentarios

  1. Le pides que te hable, y Dios te responde:

    “Aunque las montañas cambien de lugar y los cerros se vengan abajo, mi amor por ti no cambiará ni se vendrá abajo mi pacto de paz.” (Isaías 54, 10).

    “Llámame y te responderé y te mostraré cosas grandes, inaccesibles, que desconocías” (Jeremías 33, 3).

    “Te tomaré a ti y serás para mí como un anillo con mis iniciales en mi dedo; pues a ti te he elegido" (Ageo 2, 23).

    “Yo te he amado con amor eterno; por eso te sigo tratando con bondad” (Jeremías 31, 3).

    “No temas, que Yo te he rescatado, te he llamado por tu nombre. Tú me perteneces… Eres precioso a mis ojos, eres de gran valor, y yo te amo” (Isaías 43, 1.4).

    “Yo guié al pueblo de Efraím y le enseñé a caminar... Con lazos de ternura, con cuerdas de amor, los atraje hacia mí; los acerqué a mis mejillas como si fueran niños de pecho; me incliné a ellos para darles de comer” (Oseas 11, 3-4).

    “Yo te llevo como un tatuaje grabado en mis manos…” (Isaías 49, 16a).

    “Levántate, amada mía, hermosa mía y ven" (Cantar de los cantares 2, 10).

    “¿Acaso olvida una madre a su niño de pecho o deja de amar a su propio hijo? Pues aunque ella lo olvide, yo no te olvidaré” (Isaías 49, 15).

    “No tengas miedo, pues yo estoy contigo; no temas, pues yo soy tu Dios. yo te doy fuerzas, yo te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa” (Isaías 41, 10).

    “Nunca te dejaré ni te abandonaré” (Hebreos 13, 5b).

    ResponderEliminar
  2. Gracias Yuan!
    La verdad es que me tome unos días pensando en estas citas... y la respuesta de mi Dios.
    Las palabras no expresan el sentir de mi corazón cuando recibí tu comentario.
    Gracias nuevamente, porque he descuebierto que hay veces en que el Silencio de Dios es suficiente y solo nos queda esperar y confiar en que su respuesta será siempre la mejor. Muchas veces buscamos y buscamos sin darnos cuenta que talvez no es el momento de la respuesta. Pero lo más importante es tener presente de que EL AMOR DE DIOS siempre está ahí y no hay mayor, ni mejor respuesta que ésta a cualquier interrogante.
    Gracias Yuan por seguir este blog y dejarte usar por Dios como lo haces.
    Un millón de bendiciones!

    ResponderEliminar
  3. Tanto tiempo que tenía yo pidiendole a mi Padre que me hable... y ahora me he dado cuenta de que Él nunca me ha dejado de hablar, al contrario, yo he dejado de escucharle a Él...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que llegue a este blog 3 anos mas tarde que todos ustedes, lo encontre al escribir esta frase: "Hablame Papa Dios Hablame" y aqui me trajo para escucharle por medio de estas sus reflecciones :)
      Si nuestro Papa Dios nunca deja de hablarnos y acariciarnos con su amor, por medio de su palabra, la humanidad, la naturaleza, el silencio, por cualquier medio, siempre que nos dejemos ser sus intrumentos de amor acia nosotros mismos y escucharle aun en el silencio el nos habla. Mil Bendiciones.
      Linda

      Eliminar
  4. gracias por ser usados por dios porque en ellas e encontrado lo que mi alma necesitaba escuchar

    ResponderEliminar
  5. Padre, muestrame el camino, has que encuentre gracia en tus ojos, tomado del èxodo, dijo Moises el elegido para guiar el pueblo de Dios en el desierto, también sintió necesidad de que el padre hablara

    ResponderEliminar
  6. Quiero mirarte largo tiempo y no olvidar que Tu me escuchas y me amas todavia.
    Quiero abrazar Tu luz de vida y respirar hasta llenar mi corazon con Tu alegria.
    Ven, ven, mi Senor.Quiero seguir Tu caminar y alimentar mi corazon con Tus palabras de amor y paz.
    Quiero decirte tantas cosas y al cantar todo el silencio de Tu amor llena mi boca.
    Mas mi alabanza como el viento soplara y a Tu presencia llevara mi alma rota.
    Ven, ven, mi Senor.Quiero seguir Tu caminar y alimentar mi corazon con Tus palabras de amor y paz.
    Elena Castro.(Remar-USA)

    ResponderEliminar
  7. ME e encontrao hoy al igual que ustedes decidi escribir hablame padre y si llegue a este blog verdaderamente me hablo y me hiso llorar gracias porque Dios no nos abandona nunca gracias porque ustedesle creen al mismo Dios que es nuestro padre hay que seguir orando su llegada viene pronto mas pronto de lo que pensamos se siente mas fuerte su presencia si le buscamos hay que orar hay que pedir por nuestras naciones porque nuestro padre vedra por nosotros muy pronto ... bendiciones a ustedes!! OREN OREN OREN PORQUE son muchos los que aun no le han querido conocer...oren oren oren..SANTO !SANTO ! SANTO! GLORIA A TI SENOR JESUS AMEN!!!

    ResponderEliminar
  8. El Senor siempre nos está hablando. Nunca calla, más nosotros debemos entrar en la alcoba, sagrario y escucharle.... en el silencio de labios y pensamiento.
    En verdad podrás ver maravillas y la gloria de Dios manifestarse en tu vida..
    Dios te bendice.

    ResponderEliminar
  9. Es admirable como Dios esta en cualquiero momento el saber que el es nuestro padre y que conoce nuestros corazones, a mi hizo sentir muy bien

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un Corazón que busca......